JUSTICIA
Octavo Civil: el Juez Otiñano inmerso en una morosidad inexplicable


La Justicia argentina se ha granjeado la fama de lenta e ineficaz. Puede que así sea, al menos en un caso testigo del Octavo Juzgado Civil de San Juan.



Hay causas demoradas que no se entiende por qué no han recibido sentencia por parte del Juez Walter Otiñano. Un ejemplo claro de la morosidad del magistrado es la caratulada “Antonio Lago y otros contra Ricardo Zabala”. Obviamente la misma se tramita en el Octavo Juzgado Civil de la provincia de San Juan. Se trata de un trágico accidente automovilístico ocurrido el 10 de septiembre de 2006, donde perdió la vida Martín Lago Domínguez, quien tenía apenas 18 años cumplidos.

Aquel 10 de septiembre fatídico, Ricardo Zabala conducía un automóvil Ford Galaxy donde iba subido Martín Lago Domínguez y siete jóvenes más. Alcanzó una alta velocidad y entró a más de 100 kilómetros por hora a la famosa “ex curva de los tontos”, la cual cobró varias vidas en accidentes producidos en ese tramo que conduce al Dique de Ullum.

Tras una mala maniobra a velocidad extrema, el auto volcó y Martín salió despedido y falleció casi de forma inmediata. Al tiempo, Ricardo Zabala se declaró culpable y pidió juicio abreviado. La causa judicial registrada en “Autos 92963” se inició el 1 de noviembre de 2006 y al día de hoy la familia de Martín no ha logrado que el juez dicte sentencia. ¿Es esto normal en la Justicia? ¿Es el Octavo Civil un juzgado ineficaz y moroso? ¿Es esto Justicia, o es apenas una jugada intencional para desvanecer el caso? Nadie lo sabe y sólo una persona puede responder a estas preguntas: el Juez Otiñano.

Consultado por un periodista de El Informador de Cuyo en el año 2017, Otiñano intentó justificar la demora con una serie de explicaciones inconsistentes, como por ejemplo señalar demoras supuestamente cometidas por el abogado del demandante. También reconoció que la causa se inició el 1 de noviembre de 2006 y aseguró que antes de diciembre de 2017 dictaría sentencia. “Calculo que antes de fin de año podríamos estar resolviendo esto”, dijo el juez ante la mirada testigo del periodista. Sugestivamente la palabra no se cumplió y el fallo judicial nunca llegó.
El expediente con la muerte de Martín, un joven que tenía toda la vida por delante, sigue vegetando en los oscuros pasillos del Octavo Juzgado Civil.

El día que Otiñano si hizo juez

El 27 de diciembre de 2012, Walter Ramón Otiñano ocupó el lugar de Daniel Olivares Yapur como Juez en el Octavo Juzgado Civil, Comercial y Minería. Olivares Yapurhabía sido promovido como Camarista. En tanto, Otiñanoya era funcionario del Poder Judicial.

Epílogo

¿Estará este hombre a la altura de las responsabilidades que un juez debe afrontar? ¿Es la Justicia equitativa cuando no llega a tiempo? ¿Podrá algún día la democracia argentina reconciliarse con los ciudadanos cuando ni siquiera la Justicia es igual para todos? Ante tanta desaprensión por los derechos y las libertades de los argentinos, ¿qué sentencia podrá compensar tantas injusticias ocurridas en un país del que nadie se siente parte?